melena

Cortar por lo sano.
Aligerar el peso sobre los hombros.
Quitar lo que sobra y quedarte sólo con lo necesario.
Desprenderte de algo para que vuelva con más fuerza.
Aprender a dar la justa importancia.
Melena, es un nombre de tango.
Adiós pelos, adiós.

Como cantaría la Celia de Elena Fortún: “..soy una niña bien, bien, bien. Soy una niña chic, chic, chic. Y parece mi cara y parece mi cara, galleta de biscuit, galleta de biscuit…”