iglesia

…hemos twitteao’.

Después de que hace unas semanas me desmontará literalmente el Belén promulgando en su último libro la ausencia de buey, mula y estrella fugaz y la nueva “nacionalidad andaluza” de los tres Reyes Magos creía que no me podría sorprender más pero he de reconocer que la noticia que llegó hace un par de días a mis oídos me ha dejado helada, aunque a esto también acompañen las temperaturas.

Benedicto XVI, el discípulo de Jesús en la Tierra, el sucesor de Juan Pablo II, el señor que vive en un Estado propio, el mismísimo Papa ya tiene vía directa con los feligreses además de con Dios a través de @pontifex su cuenta oficial en la red social del pajarillo azul. Que conste que a mi que el Papa quiera tener twitter me parece fantástico pero que se lo recomienden encarecidamente los miembros de su sequito de comunicación me parece algo más preocupante. Me explico (o lo intento), no es que yo no sea moderna, que tampoco, pero a mi eso de promulgar la palabra de Dios en 140 caracteres como que me parece un poco grotesco. A saber porqué: una de las razones de esta bizarrada puede haber sido el firme propósito de captar a los fieles mas jóvenes que se estaban descarriando o a los que ya lo están o quizá modernizarse y plantar cara a todos aquellos que tachan la institución de antigua (¿No lo es?) Incluso se me ocurre que pueden haber hecho esto para crear la sensación de cercanía de un hombre que jamás la ha tenido o no al menos tanto como su predecesor. Pero, ¿no es extraño que la institución se modernice en algo tan aparentemente vanal y frívolo y no lo haga en alguno de sus discursos, más cercanos al a.c que al d.c? Aquí dejo la reflexión de la jornada.

Hace dos días todo el mundo se hizo eco de esta nueva modernez de la Iglesia, que empezará su andadura el 12 de diciembre de 2012 a las 12 como si de una profecía se tratara. Quizá este sea el comienzo de una gran amistad, como diría aquel, o quizá simplemente dentro de no mucho tiempo nos sorprendamos leyendo misa vía twitter o el mensaje Real de Navidad vía whatshap.

Sea como fuere yo seguiré creyendo y defendiendo el twitter como vía terrenal de comunicación y la Navidad con su mula, su buey, su estrella fugaz y sus tres Reyes Magos de Oriente, claro.

Pasen y lean.

Firmado: La bien pagá